martes, 20 de octubre de 2009

la fruta prohibida

No seré egoísta y quererte solo para mí

Dile adiós a tu tormento

Esas miradas mudas del amor de aquella apasionante niña

No seré la que enterrare tus sueños en un abismo

Sabiendo que preferirías mil veces  mí presencia

Prudente es aquí adentro este silencio

Te amo y nunca te lo diré

No me perteneces

Tienes un amor que te necesita mas que yo

Quieres libertad yo no te la daré

Menos cuando piensas en un momento fugaz

Ese momento que anhelas al ver mi cuerpo

Figura que nunca tocaras

Juegas con tu mundo y tus deseos de libertad

La fama de un artista destacado en televisión

Mundo de fotografía y prensa satisfacción

Mañana esperare ese atardecer para verte a lo lejos

Momentos vacios que la soledad acompaña

Un día no muy lejano caerás en tu juego de lujuria

Encontraras el amor y te fundirás al saber que es la fruta prohibida de un jardín

Abras encontrado un tesoro

Ese que podrás mirar a lo lejos sin poder tocar