viernes, 7 de mayo de 2010

NUESTRO CAMINO

 

Y… no estarás aquí…
Menos yo…, Ahí.
Todo se oscurecerá…
Muriéndome en el silencio
Mi voz se apagara por tanto negarte
Sufriré y apretare mi corazón con mis puños
Hasta verte morir dentro.

Aniquilare tus recuerdos
Y te despediré como el rio embravecido
Para que no mires atrás y continúes tu camino,
Y…, fluirán en mis ojos después…
Gotas de delirios
Acabándose con cada lluvia.

Y tus inviernos taciturnos
Cesaran y tu llanto a lo lejos
Darán su fin, estocada final en mi garganta…
Pintando mi cielo de truenos y relámpagos,
Doliente será mi condena por no cuidarte.

Y…, mis corneas cansadas estarán
Por cada día muerto que no aproveche.
Y…, nuevamente seré sombra de la luna
Con miedos echadas a la duda.
Y me consumirás…, como un cigarro sin fin
Y…, después creare un nido de valentía y huiré
Donde nadie más ha de mirarme así.




ROMINA CAVERO.