viernes, 7 de mayo de 2010

POSTRIMERÍA



Me incinero como un cigarro en su boca
Se atrevió a decir lo que querías en mi cara
Le vi despojarle la ropa frente a mis ojos
Y oculta tras esas rejas del dolor, lo vi partir…
Ocultándolo entre cientos de páginas que poetizaban por el
Se morían ahí…, aquel sueño de vida que ame.

Parecía formarse como copos de hielo en mi piel
Derritiéndose con cada palabra que danzaban para mi
Vi entonces derretir de sus ojos color mar aguas…,
Aquellas…, que llovieron alguna vez de mi
¡Pero no sentí misericordia de aquel!
Ese que apretó con un puño mi tierno corazón

Y por no sufrir más a causa de tal dolor…,
Deje sepultada mi alma en el infierno para no escuchar su llanto
Esa chillería después que yo me fuera, y…, mi rostro
Se congelaba aun en aquel infierno, pero un viento crudo y vivaz
Me obligaba a regresar a la vida otra vez
Y…, oculta tras una ventana lo vi llegar, nacida y viva…
Una nueva musa capaz de brotar en mí…,
La palabra que ya había olvidado, amor.

 

ROMINA CAVERO.