sábado, 9 de octubre de 2010

FIBRAS INTOCABLES



A veces siento mi desnudez,
tan inocente como una niña,
no importa lo que diga...
mi corazón se delata tan puramente
en su inocencia.

No existe mascaras en mi alma,
ni maquillajes que borren mis imperfecciones,
soy solo agua que corre con poesía.

soy tan directa y a veces enigmática,
entregando de mi…
el corazón en mi palabra,
a veces me pregunto:
¿dónde está tu corazón soñadora?
y contestándome a los pocos minutos,
¡en una bandeja de sueños poetisa!.

Sonreír y dejar fluir de mi…
cada pedacito de mi alma
como bocado para la cura,
pensamientos y emociones
son siempre los que emigran.

A veces solo me entrego al mundo
tan apasionadamente en cada palabra,
energías que capturo y se apoderan de mi,
lo que siento y pienso lo digo.

Muchas veces el silencio habla más por mi,
mi corazón no miente y se nota en mis ojos
esé brillo que habla a gritos….

A veces soy solo un pequeño arbusto,
rodeado de hermosas flores,
cada una con luz propia que me regala una mirada.
A veces soy solo energía del mundo…
pues el mundo entrega lo que tiene,
pero sé… aun no entrego lo suficiente,
el amor que tengo dentro de mí...
quiere salir y dar de mas... y ¡sé!
es una necesidad de dar de mi…
hasta lo que no tengo.

ROMINA CAVERO.