domingo, 28 de diciembre de 2014

NIEBLA l



Se añeja por dentro el alma del poeta
Aun joven...
lleva su piel hacia el sol por la mañana
Oh, presa de la rutina y el sabor de su rebeldía
no hay café ni leche que calme su terca postura,
prisionera de su orgullo y su fina cordura 

Explosión y hambre
salpican desde el salero
levemente mojando su mesura

Niña frágil, atormentada por demonios,
lobos hambrientos que intentan devorarla,
Infelices con afilados dientes

Solo el cascaron de hierro
cubre el blando de su corazón
para protegerla del dolor y sin sabor
de un nuevo anochecer.

Romina Cavero.

jueves, 9 de junio de 2011

PARA LLEGAR A TI




Para llegar a ti…
me hizo falta derramar lagrimas,
sentir el sin sabor de la desdicha
y la amargura de la derrota.

Para llegar a ti…
Fui prisionera de la soledad
que se hizo compañera…
fiel mezquina enrollada en
mi cintura.

Para llegar a ti…
Vi pasar veranos a ciegas lunas,
tragos agrios a sal quemada…
condenas tristes a rojo fuego.

Para llegar a ti…
mi sed se hizo agonía… vil seca,
la duda un charco en lágrimas…
rodando hacia la herida.

Para llegar a ti…
mi nombre se hizo coro
en canticos de muerto,
oh… lamentos a pie descalzos.

Oh…

Para llegar a ti…
punzaron y dolieron heridas pasadas,
descansaron alegrías con gotas saladas,
florecieron dudas…
cegando candores…
con negros hollines.



ROMINA CAVERO.

miércoles, 6 de abril de 2011

EN NOCHES COMO ESTA… “ ESTAS TÚ ”





Noches como estas me pregunto
que es el amor
y me niego a mi misma el sentir

He amado con sinceridad
y entregado de mi
hasta mi última gota de mi voluntad
sin importar nada
ni el que dirán

Noches como esta me pregunto qué es el amor
y porque se sufre cuando hay un final,
siempre dando más de lo que hay
para construir la fuerza de ser mejor cada día,
por amor nace la voluntad y el cambio
aunque duela el caminar, aunque mil azotes
caen y caen sobre la piel…,
he prometido amarte hasta el final,
y que sin ti… mi corazón
es un vacio sin final.

En noches como esta me pregunto
si será normal aferrarse y amarte aun mas…
en mi silencio…
te amo aun mas, en mi negación…
una máscara invencible
se desmoronan en noches como esta,
te amo… te amo… te amo…
y caen tibias lagrimas por mis mejillas
como un tibio manantial que
repasa lo vivido hasta el día de hoy.

Cuánto dolor soportare antes de decir adiós,
acaso una enfermedad será ó ni la misma
muerte ha de parar este sentimiento
que ha quedado tatuado en mi ser…
aun siento morir lentamente amándote
y sé que aun después de mi muerte
te amare.


ROMINA CAVERO.

jueves, 31 de marzo de 2011

EN BUSCA DE LA FELICIDAD



Me encontré sentada sobre la silla de un café
una media mañana…
mirando mi reflejo frente a la ventana
me miraba tanto que no alcance a comprender
el asombro que me hacia verme tan distinta allí,
estaba extrañada y no podía entender el porque
de mi extrañeza, algunas preguntas empezaron
a llegar como parte de mi confusión
¿Acaso había olvidado quien soy?
Incertidumbre con el fin de encontrar una respuesta
a mi persona, sabía que no podría responder
entonces me quede mirándome un largo rato
mientras que una voz se filtraba a mi oído para decir
¿te has preguntado qué es lo que anhelas en la vida?
¿Alguna vez has hecho algo realmente por ti?
luego de esas dos preguntas
un silencio enmudeció mi ser…
imágenes rodando sobre mi mente
como una película muy vieja…
con melancolía… Un nunca jamás
empezaba a salir para dirigirse a mí…
con una realidad llamada “el yo”
entonces voltee otra vez para ver el reflejo
de aquella mujer que empezaba a darme lastima
y a la vez admiración.
Mientras pensaba mirándome oí otra vez la voz…
que me decía ¿Qué piensas hacer ahora?
Entonces le respondí ¡no lo sé!
y la voz dijo otra vez
¿has pensado en lo que quieres para ti?
luego de un silencio “un nunca jamás” ¡volvió!
siempre fueron reemplazados al segundo plano
por la felicidad de los demás antes de la mía,
la voz lo sabía…
entonces otra vez me dijo ¿Qué piensas hacer ahora?
y volví a responder ¡no lo sé!
esta vez la voz respondió molesta y me dijo
algún día tendrás que elegir entre encontrar
tu propia felicidad y no solo en hacer felices a los demás,
tendrás que sacrificar cosas en la vida que muchas
veces tendrán que terminar causándole
un dolor a alguien...
entonces le respondí angustiada… ¡pero cómo!
no quiero que nadie sufra por mi culpa
y la voz me dijo por última vez
no puedes hacer feliz a todo el mundo a costa de
tu propia felicidad, todos elegimos entre
el bien y el mal…
así como ser felices ó infelices.



ROMINA CAVERO

sábado, 22 de enero de 2011

EN MEMORIA DEL POETA



Como las hojas en otoño
caen tus lamentos cada invierno,
como el perfume añejo de tu cuerpo
a pipa, cigarro y miel avainillado,
me mesclo en lo soluble que es tu alma en la materia…
mismo narrador poeta a la antigua
que funde poesía en tus labios
al besarte.

Como el sol que calienta cada mañana
trae el calor de un sol lejano en mi silueta desnuda,
tras fundirme en la humedad de mis lagrimas tibias
se cruzan las fisuras por la fina cortina de la ventana,
y se calientan los recuerdos en mi sabana rosada
oh… tan fresca en mi memoria y tan añeja
en mi alma que no descansa.

Como los granos de arena en el mar
Son interminables los sueños en altamar,
recuerdos que vienen y van
como olas que recorren las orillas
una y otra vez sin terminar.

Como la luna se oculta al amanecer
así se ocultan las mariposas de cristal,
alumbrando un sueño de papel…
que ríe en la agonía del silencio
un llanto que solo silba con el viento.

Como aquel abril que gesto al poeta
así se alojo el verbo en su sangre,
dejándolo tibio por el cálido vientre
pero húmedo por la muerte en sus senos,
tan temprana vida…
corriendo de manos de un desconocido
llamado destino.

Destino que da vueltas con él viento
cuando hace remolino, así gira y gira
la pasión dentro del alma,
sin miedo a gritar los sentimientos
que nacen con una lagrima,
como aquellas hojas que caen por él otoño
las brisas suaves hacen de un milagro poesía.

Como aquel milagro hecho poesía
un verbo nació de él… para crecer
sano en el vientre de su madre,
así mismo como las hojas, el sol,
la luna y los granos de arena del mar...
la pasión no dejo de gritarle al viento
la agonía de su muerto…
y la lluvia no dejo de mojarle con llanto
al rostro oculto del alma inocente.




ROMINA CAVERO.

jueves, 6 de enero de 2011

EXTRAÑA UTOPÍA


Veo en sus ojos el amor lejos de mí,
no hay aceptación en aquello
que no tiene perdón.

Una sangre viva de mis venas
que corre sin sabor,
sintiendo las ganas de amortizar
aquellos celos de rareza extraña.

Mi pecho me aprieta hasta
quedar de frio y sin aire para respirar,
hay ideas que vuelcan mis senderos
la fidelidad viva ronda mi carne
pero en su mente el edén acrecienta mis celos.

Vi de sus ojos chispar extraños brillos
de larga utopía,
venas saltantes llenas de palabras mudas,
blanco chispeante del rojo pálido de su esclerótica.

Parpadea y grita solitaria…,
sin pedir percibo el secreto del límite en mi alma,
su mirada me humilla cada noche
amordazada.

Me fumo el alma para no creer y
sentir tal espato de su alma prematura,
viviendo en mi sombra que yace moribunda.

Pero…
qué hay del hondo de mi sexo,
dentro de esta carne viva
donde se excavo el placer
del miedo con mi llanto.

Pero…
que hay desde este pecho que delira
del hambre por su pecho,
esto que captura mi raza de su sangre
en mi propia sangre.

De esto que está avanzando ante mis ojos,
como un cáncer que no puedo parar con un simple lloro,
de esto que se está fundiendo con la lluvia de sus penas
lo marchito de un secreto
de amor imposible.


ROMINA CAVERO.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

ESCALOFRÍOS DE AMOR


Te quiero de la tierra a la luna me dices,
y le sonríes a mis ojos tan inocentemente
que me fundo en aquella mirada tierna
sintiendo la calidez de un ángel presente.

Aun recuerdo en cada uno de aquellos inviernos,
tus hermosas melodías floreciendo en mi alma,
alas que me abrigaron desde tu alma a mi ser.

Aun se sienten…
aquellos ecos desde las lejanías, abrigar…
haciendo de mi cuerpo, una danzarina
que fluye con el imán de tu energía.

Son como espasmos de ternura…
que germinan desde lo mas hondo de mi alma,
llegando hasta el núcleo de mi corazón, al que tu llamas…
escalofríos de amor.

Tu sonrisa es tan completa
como aquel rojo, amarillo y azul,
colores vibrantes…
que entregan en la simplicidad plana,
toda la gama del arcoíris.

Tu eres tan dulce y la vez tan tierno,
que solo al escuchar la tibiez de tu voz
con aquel sonrojo de tu rostro,
es un escalofrió de amor…
al que te expresas con arte,
la esencia pura de tu alma
en tu ser...


ROMINA CAVERO.